De ruta en coche por Irlanda

Antes de nada nuestra ruta,

Dia 1: llegada a Dublín y rumbo a Galway

Día 2: Galway e Islas de Arán

Día 3: De los acantilados de Moher a Killarney

Día 4: recorrido por el Anillo de Kerry hasta Cork

Día 5: Belfast

Día 6: De la Calzada de los Gigantes a Dublin

Día 7: Dublin

La idea inicial era pasar la noche del 5 en Dublín en lugar de Belfast, pero problemas logísticos lo impidieron.

Si volviéramos a hacer la ruta haríamos algunos cambios sin lugar a dudas, ampliando algún día más en Galway y Killernay, las dos ciudades tienen mucho ambiente, entrar en los pubs, disfrutar de una buena guinness mientras escuchas música en directo es algo que no tiene precio.

En Cork y en Belfast no conseguimos encontrar el ambiente y el bullicio tan característicos de Irlanda, la verdad es que no fue lo que esperábamos.

¿Dónde alojarse?

El alojamiento en Irlanda no es precisamente barato, después de mucho ver y buscar nos decidimos por los típicos Bed&Breakfast, generalmente son casas familiares, se trata de alojamientos prácticos y acogedores donde disfrutar de la hospitalidad irlandesa, además de permitirte disfrutar de las experiencias y consejos tanto de anfitriones como de otros huéspedes, aunque eso si, siempre respetando la privacidad

¿Y cómo moverse por allí?

Aunque el sistema de transportes públicos de Irlanda es muy bueno y eficaz nosotros nos decantamos por un coche de alquiler a través de rentalcars.com

Aunque en la reserva indicaba que el coche se recogía en el aeropuerto en realidad para llegar hasta el lugar de recogida de vehículos hay que coger un autobús que te lleva hasta las oficinas, aunque no supone mayor problema, los autobuses o furgonetas que te llevan hacen el trayecto cada 5 minutos aproximadamente, por lo que apenas tienes que esperar.

La devolución es bastante más sencilla que la entrega, tras hacer un chequeo al coche te firman la hoja de entrega del vehículo y ya puedes coger el autobús de vuelta al aeropuerto.

Consejos antes de ponerse a conducir en Irlanda

Paciencia y templanza, al principio conducir por la izquierda puede parecer complicado, pero a todo te acostumbras.

Respecto a las carreteras, salvando las autopistas, para los trayectos entre pueblo y pueblo la mayor parte de las carreteras son estrechas y reducidas, y para darle mayor emoción, de doble sentido, así que ante todo prudencia, y sí pilláis un coche pequeño, en nuestro caso un open corsa, será mucho más sencillo.

La parte positiva es que los limites de velocidad están expresados en kilómetros (desde 2005, así que no hace tanto tiempo!), otra cosa es pasar a Irlanda del norte, ahí ya nos volvemos ingleses del todo con los limites en millas, así que a llevar a mano una calculadora 1 milla equivale a 1,61 km aproximadamente

El aparcamiento es otro tema aparte, si vas a circular, o mejor dicho a estacionar tu coche hay que tener cuidado por si se trata de una zona de pago, es bastante habitual que en el caso de tener mal estacionado el coche o sin el ticket correspondiente pongan un cepo en alguna de las ruedas del coche, por lo que conviene hacerse con un ticket

¿Hay alguna documentación imprescindible antes de iniciar el viaje?

Cómo más vale prevenir que lamentar nosotros solicitamos la tarjeta sanitaria europea, gratuita y válida durante dos años

Ahora si, manos a la obra, comienza el viaje..

….3…2…1…VIAJANDOOOO!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>